Funcionarios de sector salud se presentaron ante Comisión Especial

Informan sobre estrategia de vacunación contra covid-19

Centro de Noticias del Congreso

13 Ago 2020 | 8:41 h

La estrategia de vacunación en el Perú comprende la protección del sistema integral de salud, es decir, vacunar al personal de salud; y la continuidad de los servicios básicos que comprende al personal de las Fuerzas Armadas, Policiales, bomberos y servicios básicos municipales.

Un segundo grupo corresponde a la lucha por reducir la morbilidad severa y la mortalidad vacunando a las poblaciones de riesgo, vale decir, a los mayores de 60 años y a la gente con co-morbilidad.

Luego es el grupo tres, destinado a reducir la transmisión de la infección en comunidad y generar inmunidad de rebaño, mayores de 18 años hasta 60 años, que podrían transmitir la enfermedad.

Así lo manifestaron ante la Comisión Especial COVID-19 que preside el congresista Leonardo Inga Sales (AP), el jefe del Instituto Nacional de Salud, César Augusto Cabezas Sánchez y Carlos Castillo Solórzano, representante del vice ministerio de Salud Pública del Ministerio de Salud, quienes dieron avances en el tema de la expectante vacuna contra la pandemia.

Castillo Solórzano indicó que “nosotros estamos buscando obtener la vacuna a la misma época de Estados Unidos y Canadá”.

Sin embargo, dijo que la adquisición tiene ciertas características: Eficacia, duración de protección, inocuidad, reacción de la inmunidad, veces de la dosis, congelamiento, almacenamiento, entre otras, que el Perú debe estudiar para aplicarlas a la población.

Dijo que hay tres formas de adquirirla, una de ellas es a través del fondo rotatorio covid donde todos los países la compran con economía de escala, aunque solo podrá entregar en el primer trimestre del 2021 un 20 % para la población peruana, unos seis millones de personas y de a pocos hasta fines de año.

Indicó que han conversado con numerosos laboratorios de distintas nacionalidades, pero no han dejado de lado la peruana que está en fase pre-clínico, que tiene que pasar a la fase 1. Para ello, tienen que producir la vacuna, pero no hay laboratorio y tendría que hacerse en los Estados Unidos.

Empero, ha abierto sus laboratorios de ensayo y a la fecha ya existen ocho solicitudes para ensayos clínicos, “porque somos competitivos”.

Refirió que la estrategia peruana para el acceso rápido a la vacuna COVID-19, fue realizar un mapeo de los ensayos clínicos y han pedido la información respectiva de los que se encuentran en la fase tres.

Por su lado, Cabezas Sánchez, informó que en el mundo hay en estos momentos varios candidatos productores de las vacunas procedentes de China, Estados Unidos y países de Europa.

Indicó que en el Perú desde 1981 hay un proceso de regulación para garantizar que los ensayos clínicos que se realicen salgan bien y que en el presente año se han aprobado medidas para los estudios del COVID-19 a fin de proteger los derechos de los sujetos de investigación; determinar las obligaciones de quienes participan en la aprobación de los ensayos; y garantizar que los datos obtenidos sean fiables y sólidos.

Los especialistas pidieron apoyo a los legisladores para reducir los plazos para el registro de una vacuna que es de 180 días establecido por el marco regulatorio existente para tiempos normales. “Pero en tiempos de emergencia podría hacerlo en 15 días, pero tiene que haber una modificación legal”, anotó.

Los que participan en un ensayo clínico son: un comité de ética, un patrocinador, el investigador principal y su equipo y la regulación a cargo del Instituto Nacional de Salud, con participación de la Digemid.

Explicó que el desarrollo de las vacunas incluye tres fases, anteponiéndose estudios pre-clínicos. La primera fase del estudio clínico se realiza en personas, entre 20 y 100 adultos voluntarios sanos.

En esta etapa, de tres meses, se evalúa la seguridad de que la persona no va a ser afectada y conocer la respuesta inmunológica.

En la segunda fase, se evalúa la dosis óptima que se debe administrar y la duración de la inmunidad. La prueba se hace entre 100 y 300 personas saludables o enfermas. El periodo en tiempos normales es de dos a tres años, pero en los de COVID-19, tres meses.

La tercera fase se hace la evaluación en 300 a tres mil personas enfermas para evaluar adversidades tardías, eficacia y duración de inmunidad. El periodo de prueba en tiempos normales es de dos a cinco años, pero en los de esta pandemia es simultáneo con la fase 2.

Justamente, Castillo Solórzano, refirió que en el mundo hay 135 ensayos pre-clínicos de desarrollo rápido, y de ese total dos tienen aprobación, pero cada uno por su autoridad regulatoria en referencia a la vacuna china (Cansino) y rusa (Gamaleya).

Por eso estamos pidiendo que publiquen sus datos”, anotó tras indicar que hay 19 en fase 1; 11 en fase 2; y 8 en fase 3. En fase pre-clínica se encuentra una de nuestro país.

Aclaró que después de ser aprobada la fase 3, viene el proceso de producción de la vacuna, que no es de un día para otro.

De otro lado, el titular del grupo especial, Leonardo Inga Sales (AP), anunció la invitación a los ministros de Relaciones Exteriores y de Salud, Mario Juvenal López Chávarri y Pilar Mazzetti Soler respectivamente, para ampliar la información sobre los avances que se están haciendo para encontrar la vacuna contra el COVID 19.

Finalmente, fue aprobado en forma unánime el informe de gestión de la Legislatura 2020-2021.

 

Lima, 13 de agosto de 2020

PRENSA-CONGRESO

ver más

Relacionados

Anuncian construcción de centro de investigación pesquera y acuícola en San Juan de Marcona

12 Abr 2024 | 20:35 h

En el distrito de San Juan de Marcona, perteneciente al departamento de Ica, se construirá el primer centro de...

Leer más >
  • Compartir

Solicitan reestructuración del programa Qali Warma para combatir realmente anemia y desnutrición

12 Abr 2024 | 20:24 h

Las congresistas integrantes de la Comisión Especial Multipartidaria de Protección a la Infancia en el Contexto de la Emergencia...

Leer más >
  • Compartir